jueves, 14 de mayo de 2015

15 de mayo de 1969 La policia correntina mata a Juan José Cabral "Chelo"

El 15 de mayo de 1969 en una jornada de protesta, por los precios en el comedor universitario, la represión policial asesinó al estudiante de medicina, oriundo de Paso de los Libres, Juan José Cabral "Chelo". Este día de protesta que concluyó con la muerte de Cabral y varios heridos por la brutal represión policial marcó el principio del fin de la dictadura de Onganía.
Lo que se dio en llamar el Correntinazo, dio paso a protestas en Rosario y en Córdoba, que dieron el golpe final al gobierno de facto que pretendía perdurase en el tiempo. Como todos los años en toda la provincia se darán actos de homenaje al estudiante libreño, en esta ciudad en particular se colocaran ofrendas florales en el mausoleo en donde descansan sus restos junto a la Cruz Mayor del Cementerio local.
Gases, palos, sables, y disparos de armas de fuego fueron utilizados para reprimir una multitudinaria marcha estudiantil que el 15 de mayo de 1969 se dirigía al Rectorado de la Universidad Nacional del Nordeste para reclamar por los precios del comedor universitario. Fue una jornada trágica que dejó varios heridos y la muerte del estudiante de cuarto año de medicina Juan José Cabral, oriundo de Paso de Los Libres.
El gobierno de facto del general Juan Carlos Onganía, al derrocar al presidente constitucional Arturo Illia en el golpe de estado de 1966 bajo la llamada “Revolución Argentina”, interrumpe la autonomía y democracia de las Universidades Nacionales utilizando las fuerzas armadas en sucesos como la tristemente conocida “Noche de los Bastones Largos”. El “modus operandi” de estas prácticas era el ingreso por la fuerza de soldados y policías a las casas de altos estudios, defendidas por docentes y alumnos, los cuales fueron salvajemente reprimidos, encarcelados y desterrados de nuestro país.

En la UNNE fue designado como rector el abogado Carlos Walker, que como primer medida ordenó la disolución de todos los centros de estudiantes. La respuesta vino de la Federación Universitaria del Nordeste (FUNE) y todas las agrupaciones estudiantiles que, ante la situación presentada, los estudiantes se declaran en huelga y no permiten el comienzo del ciclo lectivo el año 1969.

Como era de preverse, en todo Golpe de Estado, unos de los primeros objetivos fue la Universidad Pública, cuna de todas las ideas y doctrinas democráticas de la sociedad.

Las manifestaciones estudiantiles comenzaban a tener mayor envergadura tanto en Corrientes como en Resistencia, llegando a su punto máximo en mayo, donde se suman a la protesta la CGT, los docentes de la provincia, alumnos del secundario, y en general toda la sociedad de las dos provincias. Asimismo, la represión policial aumentaba a medida que las marchas estudiantiles eran más numerosas.

Así se llega el 15 de mayo de 1969, cuando una marcha estudiantil multitudinaria, acompañada por estudiantes secundarios, docentes, gremialistas, miembros de la Iglesia (Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo) y la sociedad en su conjunto, que comienza en horas de la mañana, desde distintos puntos de la ciudad de Corrientes, con el objetivo llegar al Rectorado de la UNNE.

Pero la policía reprime salvajemente las distintas columnas con gases, palos, sables y disparo de armas de fuego. La columna compuesta por más de mil quinientos jóvenes se dispersa, muchos son heridos y otros tantos son encarcelados. A pesar de ello, los manifestantes vuelven a reunirse y la policía nuevamente reprime.

Pasado el mediodía los estudiantes deciden reunirse en la plaza Cabral, y cerca de las 14 un grupo de estudiantes es interceptado por un móvil policial con personal de civil, el cual abre fuego sobre los estudiantes. En esta acción cae muerto de un disparo Juan José “Chelo” Cabral, sumado a esta desgracia queda un saldo de un sin número de heridos, que son socorridos por sus compañeros.


“La muerte de Juan José Cabral significó un golpe a los estudiantes y una verdadera convulsión social que puso en jaque a las autoridades de la UNNE”. Las repercusiones de lo que se dio en llamar el “Correntinazo”, desembocaron en los movimientos obrero-estudiantiles de Rosario y Córdoba (Cordobazo). Estos son hechos que dan por perdido las ambiciones de Onganía de prolongar su dictadura por una década, y pone a toda una sociedad en contra de los militares que terminan entregando el poder en 1973.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada